Hablemos

Antes de hablar, hay algo que los dos debemos hacer

«Me daba cuenta de que la alegría iba unida al sabor del té y del bollo, pero le excedía en mucho, y no debía de ser de la misma naturaleza. ¿De dónde venía y qué significaba? ¿Cómo llegar a aprehenderlo? Bebo un segundo trago, que no me dice más que el primero; luego un tercero, que ya me dice un poco menos. Ya es hora de pararse, parece que la virtud del brebaje va aminorándose.» 
CULTURE LOVERS

AHORA QUE HEMOS LEÍDO A PROUST, YA PODEMOS SEGUIR.

De negocios, de literatura o de la vida. Tú eliges.

El canal también lo eliges tú. Para gustos colores, que decía mi abuela (y la tuya seguro, también).

patricia@laestultiscomunicacion.com